sábado, 14 de junio de 2014

Las plantas carnívoras



Plantas carnívoras
 
Una planta carnívora, también llamada planta insectívora, es una planta que obtiene parte o la mayoría de sus necesidades nutricionales (pero no de energía) mediante la captura y el consumo de insectos o artrópodos.

Estas plantas crecen generalmente en lugares donde el suelo es pobre, en especial en nitrógeno, como las tierras ácidas pantanosas y los farallones rocosos. Charles Darwin escribió el primer tratado conocido sobre estas plantas en 1875.

Los investigadores piensan que el hábito carnívoro ha evolucionado. Éstas incluyen alrededor de 625 especies que atraen y atrapan a sus presas, producen enzimas o bacterias digestivas y absorben los nutrientes resultantes. La evolución histórica de las plantas carnívoras ha sido un tema muy difícil de estudiar, sin embargo, una teoría interesante sugiere que las plantas carnívoras evolucionaron a través de las especies que podían generar una sustancia pegajosa en sus hojas, lo que hacía que los insectos y bacterias quedaran atrapadas en ellas.

Las distintas especies de carnívoras poseen diferentes necesidades de luz solar, mezcla de sustrato o humedad.

Existen distintos tipos de plantas carnívoras y dependiendo del mecanismo del que se valen las podemos clasificar en:

  • Con Pinzas
 Es el mecanismo de la "Venus atrapamoscas". Solo hay dos especies que poseen tal mecanismo y una de ellas es la Dionaea muscipula.

El insecto o animal pequeño es atraído por un néctar dulce, se posa en la hoja y cuando roza los cilios detectores se cierra automáticamente.

Las espinas de los bordes impiden el escape de la presa.

La presa dentro se mueve, y eso estimula la secreción de jugos digestivos para su desintegración, que dura varios días.

Una vez digerido el insecto, la hoja se desprende de su tallo original para dar lugar a una nueva hoja y poder repetir este proceso de nuevo.
 

  • Con Pelos pegajosos
Las hojas están cubiertas de mucosidad que producen las glándulas que sirven a la planta para la captura de pequeños insectos.

En este grupo aparece la Drosera comúnmente llamada rocío de sol común.

Posee hojas en rosetas - en disposición circular - pegadas al suelo que segregan un fluido viscoso con un aroma similar al de la miel.

Cuando un insecto se posa en la hoja, queda atrapado en los pelos pegajosos. Después los tentáculos de Drosera se curvan hacia adentro hasta que se cierran. Puede tardar desde un minuto a varias horas en cerrar y transcurren entre 7 a 14 días hasta que los tentáculos se vuelven a abrir completamente.
  
La planta reconoce si le sirve el alimento o no, ya que si, por ejemplo, se le coloca un grano de arena, sus hojas no se cierran.
   
  • En forma de Trompetas
 Es el mecanismo usado por Sarracenia entre otros géneros. Tienen un receptáculo donde caen los insectos y al querer salir, no pueden debido unos pelos invertidos.
                
 Otra como la Darlingtonia californica, también conocida como Planta Cobra poseen manchas traslúcidas que los insectos piensan que son salidas y chocan constantemente quedando agotados al fondo de la trampa y se ahogan en el líquido digestivo.
      
    
  • En forma de  Urnas  con  tapa
 Es el caso de Nepenthes. Buscando el néctar, las presas resbalan por las paredes hasta el fondo lleno de líquido viscoso; donde las enzimas y bacterias las disuelven.















  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada